Es curioso cómo hay personas que nos “auto-negamos” o impedimos darnos oportunidades. Hace unos días me encontré con una amiga y compañera de profesión, y comentamos cómo nos iba profesionalmente, proyectos que teníamos a la vista, etc. Se me ocurrió preguntarle si había valorado la opción de participar en un proyecto con el que llevo colaborando varios años y su respuesta fue:

  • Lo he pensado alguna vez, pero siempre me digo a mí misma que los profesionales que están en este proyecto tienen ya muchas horas de vuelo, y no es mi caso.

En cuanto la oí le saqué de su error, explicándole que precisamente al incorporarse hay un periodo de “mentorización” para que pudiera ponerse al nivel de todos los demás, y que su perfil seguramente encajaría a la perfección. Seguidamente hablamos con la persona que se encarga de las nuevas incorporaciones y su respuesta fue un SI.

Esta anécdota me llevó a darme cuenta de la cantidad de personas con las que me encuentro con este mismo punto de partida: no piden oportunidades porque creen que no están a la altura o que su perfil no es el requerido… Y mi reflexión siempre va en la misma dirección:

Por un lado, no le has dado la oportunidad al otro de elegir. Cuando pedimos algo, estamos dando la oportunidad al otro de conocer nuestro interés. A partir de ahí, si el otro no está interesado, ya nos los hará saber.

Por otro lado, no te has dado la oportunidad a ti. Y cuando no te das esa oportunidad, te estás poniendo tu solo o tu sola las trabas. Y cada vez te harás más pequeño con la creencia de que no puedes acceder a determinados objetivos.

Recuerdo desde muy pequeña oír a mi madre decirme “el NO ya lo tienes”, y hoy en día me doy cuenta de la importancia de este mantra que me ha acompañado a dondequiera que he ido. No sólo no cierra puertas, sino que las abre.

Y con este breve post, quiero lanzarle un guiño a esa persona de la que hablé al principio, que sé que me lee, y a la que invito a hacer la siguiente reflexión (por supuesto, a cada uno de mis lectores y lectoras también 😉 )

¿Para qué no te das la oportunidad?¿qué puedes perder?¿qué es lo peor que puede pasar?¿y qué es lo que puedes ganar?

 

 

, , , , , , , , , , , , , , , ,
Entrada anterior
Del feedback al feedforward
Entrada siguiente
Lo que nos cuesta cambiar

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú